La última palabra

Es duro en un conflicto dejar que el otro diga la última palabra. Muy duro. Pero ahí lo tengo que dejar. Me he quedado sin voz o al menos sin ganas de que se me oiga más.

Lo más doloroso de esta última palabra no dicha por mí es que he quedado a ras del suelo ante las personas que más me duelen, mis sobrinos. La vida no me ha llevado a tener hijos ni pareja y convertí a los hijos de mis hermanos y a sus hijos en los destinatarios de mi amor. Y la he fastidiado. Debí callarme todo. Y todo es todo porque sólo que uno supiera algo iba a desencadenar a lo que hemos llegado.

Mea culpa. No debí dejar nunca que ninguno aún siendo adulto me oyera el dolor… no se le traslada nuestro propio dolor a un hijo como tampoco se convierten en mis padres los hermanos al faltar estos.

Con mis padres “allá arriba” en algún sitio siempre velando por nosotros, creí que el siguiente grado de consanguinidad  debían  ser mis defensores, protectores, apoyo e ir a muerte por mi. Y eso no fue y nunca es así. Y no es así sobre todo porque el otro suele tener dentro de cuatro paredes su propia familia a la que sacar adelante. Yo nunca iba a estar por delante de parejas ni de hijos, ni nada que yo dijera que produjera enfrentamientos internos me iba a salir bien. 

Seguro, pero seguro, que he hecho muchas cosas mal. Pero me sentí tan desamparada y sobre todo viví posturas (creo) desafortunadas por parte de ellos, que mi forma de ser apasionada e visceral me llevó a perder la razón de lo que quería expresar. 

Pero hay que cerrar y la última palabra dejo que sea del mayor de la familia. Sus palabras finales haciendo partícipes también a todos me duelen como cuchillos porque si él no era merecedor de mis desaciertos por el dolor, yo no lo soy de su….. Bah! da igual. Es horrible recordar. 

Yuna, entre tú yo, lo que me queda en el corazón de “mis pequeños” (entrecomillado porque aunque la menor tiene meses la mayor son 33 años) es que:

Durante 33 años he sido MUY tía, la mejor tita, una buena confidente y sobre todo una compañera del viaje de crecer, algo loca y bastante amiga. Me vale. Tiene que valerme.  

Mira mamá: Es Yuna mi peludita gatita

Hola mamá:

Espero que allá arriba estáis ya despiertos papá y tú. ¡ay mamá qué mal lo estoy pasando! Me duele el alma. Me duele el “aquí no ha pasado nada”… pero dice Irene Villa que no puedo pensar en ello. La vida es mi regalo. Me la disteis papá y tú hace ya casi 52 años y casi te cuesta a ti la vida. Y yo ¡NO QUIERO AHORA ESTE REGALO!, pero Irene dice que si no pienso en lo doloroso, en lo que me hace sentir mal (que no rencor) pero sí pena y decepción y desamparo y  frustración… y si lo aparto mami, podré VIVIR. Pese a ocho hermanos y mucho adulto, que nunca explicarán a sus hijos que por no hablar de mi dolor por el desamparo, me alejé de ellos. NO puedo ni voy a no mirar a sus padres a los ojos y tratarles a ellos. Prefiero ser la mala. Muy mala para todos. Pero es que SE HAN EQUIVOCADO algun@s (pocos, pero contagiosos) TANTO. Ya. Ya. Sigo con lo bello

Hola papá. Perdona que no te mencione más hoy (el hombre de  mi vida) pero fue con tu costilla con quien hablaba que algún día tendría un “Calcetines” en casa. Ya sabes, así definimos mamá y yo siempre a los gatos. Por todos los que tienen sus medias patitas blancas asemejando calcetines puestos.

Mira mamá… mira quien da luz a mis sombras, llena mis vacíos y seca mis lágrimas (aunque ya no dejo que lo haga, los gatitos se estresan por nada mamá. ¡He aprendido tanto con ella estos casi 11 meses!

La adopté pidiendo que si podía ser no me supusiera gastos extra por eso de mi sueldo congelado y saliendo de la mala situación de la que salía. Pues tiene enfermedad crónica. No importa mamá. Es más. Les estoy agradecida por su mentira. Es el amor de mi vida. No hablo más de eso… dile a Dios que siga a mi lado mientras yo esté aquí. Yo la cuido. Yo la amo.

¿Sabes que ahora ya todos los días me amasa varias veces? ¿Que siempre ha sido más perrita que gata? ¿Sabes que es amasar mami, aparte de lo que tú hacías en la cocina para todos nosotros toda tu vida? Se sube encima y recorre mi cuerpo, quedándose pisando suave una y otra vez mi tripa y mi pecho. Recuerdan el gesto que hacían mamando, sacando la leche y que tanto placer les reportaba además de alimento. El contacto me hace “llorar el alma” a mi y ella a la vez que lo hace ronronea. Ese sonido que sólo 5 felinos en el mundo parece que pueden hacer. El placer máximo (o también aprendí  una de las veces que estaba mala que por dolor extremo) les sale desde las entrañas.NO se ha conseguido reproducir con todas las modernidades ni sintetizadores ese sonido. EL sonido que marca que yo RÍA o LLORE mami.

Te presento a Yuna, ayer y hoy… no me deja sola en casa. (¿cómo iba a llamarla Calcetines si ya era Yuna, Yunita a veces para mi, desde hace casi seis años?).

20181125_084814

ME lo siente todo. Es como si estuviera en mi mente.

Si alguien con hijos leyera esto y no entiende que siendo la pequeña de 9 hermanos, tía de 17 sobrinos y tía abuela de 5 peques, algunos de los que no conozco en persona CON DOLOR pero REALIDAD. Si alguna madre me lee y no entiendo que he amado a cada uno de ellos y ahora AMO a quien me secó las lágrimas desde que llegó a casa el 2 de enero y que si yo NO VOLVIESE a mi hogar… NADIE le daría su latita de “comida” hidrolizada por estar enferma. Si quien lee esto no ha pensado nunca, en quienes sólo tienen cada día de su vida y cada una de las 24 horas dentro de casa a una peludita de 4,200 kg que LO DA TODO para que estemos bien… y me ha desbordado de AMOR el corazón… no creo que sea porque no  le gusten los animales, sino porque carece de capacidad de simpatizar con quien en su dolor da refugio y se encuentra que es recíproca la entrega. Sea una peludita gata o un perrito o… Lo siento y me disculpo.

Pero HE SIDO la MEJOR TIA DEL MUNDO  (y de ahí  no me baja nadie) en el sentido estricto de la palabra. UN POCO MADRE de algunos y… ahora vivo porque YUNA está conmigo. Porque quiero aprender con Irene Villa a quien siempre he admirado.

Porque sé que se puede Irene. Frente a sentirse amputada y derrotada y estafada por la vida en mayor o menor medida. Sé que se puede. Pero aún me cuesta ver la luz en este túnel…

Hacer daño ¿es válido desde el amor?

No. No tajante.

Puedo estar sufriendo lo indecible y aun con todo superviviendo. (Sólo Dios tiene el poder de decidir sobre mi vida…pero qué duro es creerlo)

Puedo decidir no creer más allá de lo que vea. (No soy martir ni santa… ya sólo creo si no me machacan)

Pero eso no hace que dos y dos dejen de ser cuatro.

Y si puedes quedar impávido si a quien dices amar y querer por encima de… , lo dejas destrozado de alma y entre cuatro paredes donde se sentía a salvo hasta tus frases por amor, y sigues tu vida dando palmas a las mismas personas que antes que tú hicieron eso….

Ni sabes lo que es la compasión

Ni entiendes de caridad

Ni mucho menos tienes justificación por hacerlo en nombre del amor y del querer.

Hay manadas que están confundidas. Su amor existe aseguran y POBRE es el que no lo ve. Y siempre sin preguntarse (al menos unaaaaaaa vez) a si mismos, si el destinatario de su AMOR está recibiendo lo que necesita o sólo debe acatar lo que le imponen.

Empieza las cuenta atrás

Mi querida Yuna:

En menos de dos meses habrá llegado nuestra primera Navidad juntas.

Hoy, debilitada por este catarro fuerte en el que se convirtió la gastroenteritis desde el fin de semana pasado, estaba asustada. Ya empezamos la madrugada del sábado y nuestras mañanas con toses de pecho y malestar. Y ni siquiera me has exigido jugar a perseguir el ratón ni la culebrilla que cuelga al final de la caña. Nuevamente te tumbas en tu butaca de la habitación y velas mi estado un tanto febril.

No puedes ir a la cocina por mi. No puedes calentar la taza con caldo de pollo del supermercado o hacerme un limón con miel. Pero me das las fuerzas para hacerlo yo, porque si no me recupero mi pequeña que eres tú, no come la comida de lata húmeda recien abierta de mi mano.  Ni comes pienso.

Y me acuerdo mucho de mi madre y de cómo me cuidaba y de la fe que tenía en el agua con limón caliente y un chorrito de miel. (¡HOLA mami… te extraño mucho! Pero no sabes qué bien me he cuidado siguiendo tus consejos.)

Y así hemos superado este fin de semana. Tumbadas las dos aunque cambiando del salón al dormitorio y viceversa.

Pero la caja tonta me tenía una sorpresa. De pronto he visto que empezaban a emitir las simplonas pero no por ellos malas y casi siempre lacrimógenas películas de tema pre-navideño. ¡Qué bueno! Chica vuelve a casa por las fiestas de Navidad y se reencuentra con el amor de su vida o el ejecutivo viudo que conoce a la que será la perfecta madre para sus dos niños huérfanos. Luego está la que hace galletas en una linda tienda decorada como sólo los americanos saben llenar de luces sus hogares y negocios provocando en muchos rechazo y en mi un: ¡que hagan lo que quieran!. A mi me hacen sonreír.

Y eso me ha hecho sentarme contigo aquí…y mientras velo tu sueño pienso

20181104_183356

ya llegan. Me asusta. Estaremos tú y yo. Este año sí que vamos a estar solas. No me presto a más situaciones complicadas. Quiero PAZ. Quiero cantarte como lo he hecho este año, como si fueran nanas el Adeste fideles mientras te arrullas y ronroneas o limpiar la casa cantando Noche de Paz. Con su verdad. Con su quietud. Me merezco si no familia a tropel como toda mi vida y regalos de amigos invisibles, sí un ambiente de PAZ.

No soy mala tia. Necesito llegar a mi NOCHE DE PAZ. Ups! te despiertas y me requieres.

20181104_184126

Me despierto con los recuerdos Yuna

Y ¿sabes? , no se vive de ellos. Los recuerdos me ayudan a seguir mi camino. Este nuevo camino que la vida me ha abierto y que ojala nunca lo hubiera hecho. Pero ¿elige una madre sobrevivir a un hijo? o ¿un pequeño morir en la orilla de una playa tras intentar sus padres llegar a la “tierra prometida”?. ¿Elige la señora que pide en la puerta del museo que su marido perdiera el trabajo?. ¿Quien elige las contrariedades y sufrir????. 

Comparaciones son odiosas. ¡Cómo las detesto! Pero somo tan humanos que las hacemos y sobre todo, yo cuando no sé cómo desenvolverme por lo inesperado.

El otro día le oí a un padre con un niño con una enfermedad degenerativa que el nacimiento y sobrevivir hasta esa fecha de su hijo, le habían puesto en su sitio. Sus prioridades se volvieron del revés. Se cayeron por un acantilado de tristeza y dolor (pensé yo al oírle) y aprendió a colocar las cosas en su verdadero lugar. Lo que es importante y lo que no. Lo que debe provocar una queja y lo que debe ser tomado como una mera anécdota de la vida.

El sufrimiento nos hace fuertes o nos mata. Eso creo yo. O te rindes o decides seguir.

Así que aunque cada día desde hace ya muchos meses me despierto de un rato de siesta o del descanso de la noche con las ganas de llorar por ser una pena en lo que ha ido convirtiéndose mi vida y que se traduce en mis sueños/pesadillas constantes, luego me siento en este teclado y entiendo y me sobrepongo porque lo cierto es que NO puedo hacer otra cosa que aceptarlo.

Nadie nos pregunta muchas veces cómo queremos intervenir para forjar nuestro futuro y  mis RECUERDOS son parte de mi. Tendré que recordar y valga la redundancia que debo darles prioridad en mi mente a los lindos y entrañables y apartar con un discreto manotazo… los dolorosos para mi corazón. 

20180314_130101
Siempre deseo que tus sueños Yuna sean mejores que los míos.

De por qué desapareció (Quien sabe dónde)

Ojala pudiera hablar vuestro lenguaje. O no…20180914_180006

Ella sólo quería que un día supierais que sintió que debía desaparecer porque no soportó el dolor. Se lo provocaron respuestas de los que erais su familia, su mundo histriónico y pasional, los depositarios de su confianza y su amor. Las oyó y sólo quiso desaparecer y poner espacio de por medio, porque no quería hablar ya de más con inocentes a quienes estaba perjudicando con sus palabras de dolor por sus mayores. Ella podía olvidar pero nunca volver a confiar en quienes no habían ni intentado recuperar su fe en ellos.

Quiso desaparecer y lo ha hecho, porque al reclamar ayuda, se encontró siendo prescindible siempre…

“Lo siento, es que eres mi ex-cuñada” (un día de navidad puerta de un ascensor)

“Sí sé que te dejo tirada, pero sólo eres mi cuñada y yo ya he pasado lo mío”

“aquel me dijo ¿que dejara de humillarme? ante mis sobrinos?. Que recuperara  mi sitio!

“Que sepas que seguías siendo una fila en mi cuadro de excel. Pero ya te heborrado”

“Te bloqueó porque te has metido con mi familia, con lo más sagrado y tienes que aprender a vivir sola porque nadie de esta familia hace nada por nadie”

“Yo sólo me mantengo detrás de tu hermana, en segunda fila. Pero te bloqueo además indefinidamente”

“Justo con nosotros que te hemos acompañado este año que estabas mal a comer muchos fines de semana…. ¿meter mierda? ¿pasas facturas? No me has salvado de nada”

“Si lo siento, bastante tengo con lo que yo tengo en casa. Cuídate y da señales de vida alguna vez” 

“Yo les digo a todos: ¡pero ella está sola”…. Pero respetar es mi mantra y te respeto y me alejo”

“Recuerda la pelicula. La niña nunca crece. Me estás haciendo más daño que nadie cuando soy más feliz”

Pero es que, sobre todo, dentro de casa no tenía a nadie, a nadie… sólo a mi y desde 10 meses- Pero sólo soy una gata, aunque dice que soy LO MEJOR QUE LE HA PASADO. Supongo que exagera, muy propio de su tierra.

Y ayer cuando algo le sentó muy, muy mal y en el baño no podía de malestar y dolor y sudor, la adiviné asustada disimulando por mi y yo me asusté porque entendí que ella me ama como a su cachorrita y como soy una gata y me estreso mucho si la veo mal… se echaba agua fría y me decía: todo está bien pequeña. Y yo, callada, sentada en la puerta del baño  medio entornada, la ví temer lo que siempre ya temerá: estar y sufrir y morir sola.

Cuando esta mañana ha podido hacerme caso tras una noche muy mala, sólo me ha dicho: Nunca más explicar nada Yunita. Sólo… desaparecer de sus vidas.

LAIKA

Querida Laika:

No me conoces, yo a ti algo sí de oídas. Yo tengo una peludita (pero es gata).

Quizás sea un atrevimiento, pero si alguien con tu nombre tuvo la osadía de ser la primera perrita que voló al espacio… hoy, yo, me permita esta intromisión.

Sé, o creo saber que no eras rusa, pero sí se que te llamabas Laika.

Sé que para algunos eras muy normal, pero también sé que en tu familia eras y eres: su estrella, aunque ahora fugaz.

Se que te gustaba el cuscurro del pan y sé que te lo daban por la noche… al llegar.

Sé que estuviste malita y cuidada pero tambien sé que cuando regresaste a casa… brillabas.

Lamento saber que te has ido hacia el cielo, más me emociona saber que en brazos y con besos.

Sé que esperaste a tu “panadera” y sé que nadie como ellos podían curar con pomaditas tu cuerpo.

Sé que estás en el cielo de las viejinas y los viejinos peludos, pero recuerda:

No eras rusa y te llamabas Laika

Y ahora sé… seguro… que eras una perra excepcional

Nos vemos en ese cielo mixto de viejinos y viejinas peludos… yo eso ya no me lo pierdo por nada del mundo.

Cuidate.

Beso de mi parte y lamidito de Yuna. 😍😻

(Es la de la foto… creo q esa luz era una estrella fugaz 😉)

 

Una tarde de resaca…

que se me está haciendo eterna.

Recuerdo resacas de hace mas de 20 años de vodkas con naranja y sin esforzarme mucho recuerdo más de dos y tres de cerveza de la adolescencia.

Con los años (aunque nunca he sido muy de copas) apredí que me apetecía más saber disfrutar desde “el puntito alegre” las salidas con mi gente.

Desde hace un par de años recuerdo un par de resacas de bailys y de final lacrimógeno. Esas acababan con mucha pena y un gran dolor de cabeza.

Hoy no es de vodkas con naranja ni de cañas en la playa ni siquiera me he permitido tomarme un par de bailys con mucho hielo que me hicieran llorar y luego dormirme para despertar con resacon.

No.

Hoy tumbada o de pie, la cabeza me retumba, la nostalgia me invade y mi cuerpo sólo quiere expulsar de él la borrachera de dolor que tengo. He tomado ocho copas de vino del de garrafón familiar y varias cañas de ilusiones frustradas que no pasan de ser un intento de imitar a la cerveza buena de barril.

Hoy tengo resaca de pena y no sé como “devolverla” porque lo que está claro es que NO QUIERO TENERLA.

Huida

Soy absolutamente consciente de que volver a casa para verte Yuna y quedarme muy quieta haciéndolo, o que jugar contigo y luego simplemente cantarte mientras te duermes es una HUIDA. Huir de la realidad que es seguir manteniendo conversaciones o silencios con la sensación de seguir teniendo una pena desbordante que nunca  mengua si no que crece.

Ni siquiera en mis sueños escapo. Si en ellos yo estuviera equivocada, fuera malísima o simplemente me reconociera como una trastornada, hasta me sentiría ese rato liberada. Pero en ellos sigo siendo consciente de mi soledad que por ser buscada es tan juzgada y cuestionada.

Soledad buscada que no deseada, pero es que es cierto que he escarmentado o mejor dicho  me he acorbadado y  “más vale estar sola que mal acompañada”.  Y no… No estoy diciendo que todos menos yo sean malas compañías, cada uno que sepa lo que hace.

Lo que digo es que si yo creo que giraste tu cabeza y todo tu cuerpo y las horas de tus días durante meses fueron llenas aún sin mi en ellas ni conocimiento de cómo yo estaba pidiendo ayuda… nadie me asegura que no vuelvas a causarme un dolor inaguantable para mi corazón que llegue a ser insuperable.

Me siento estafada… pero es que no puedo cambiarlo.

Me siento sola… pero no puedes obligar a nadie a que vea,ni obligar a nadie a que te quiera.

NECESITO A MI PADRE

Mi pequeña Yuna:

Estás sentada en lo alto del rascador viendo la calle. Es cuando más disfruto, cuando te veo despierta disfrutar de lo que “tenemos”. Casa pequeña y siempre vistas a la misma calle arbolada peatonal. Pero ¡qué juego nos da! ¿verdad? Quizás sea porque hemos conseguido que nos guste estar juntas en estos 60 metros y hasta para ti es grande si ves que no estoy en la casa.

Esta es una noche de soledad. Ha sido el día de la Virgen del Pilar. Patrona por excelencia en mi casa familiar. Vivieramos en Cádiz o Madrid era la referencia con la que crecimos. Origen maño el de mis padres que hubiera dado cualquier cosa porque los conocierais. (Siempre que QUIERO a quien no ha conocido a mis padres, desearía que lo hubiera hecho. Creo que semejante lujo, debía haber sido ser mucho más compartido.)

En el último año he necesitado intensamente la figura paterna. Hoy recuerdo esas navidades que nos marcaron porque fueron sus últimas. En Nochebuena del año 2000 después de entregarnos los amigos invisibles, en el salón había un gran paquete y resultó ser para mí. Era un regalo de TODOS mis hermanos para la pequeña.O sea yo. Era un arcón de madera que aún hoy y por siempre espero, está en mi dormitorio y donde tú te recuestas muchas noches un rato.

Recuerdo que me sorprendió mucho por lo inesperado. Su destino era mi casa estrenada hacía un año y cuando me acerqué a la butaca negra a besar a mi padre… me dijo:

  • ¿ves como te quieren?.

Con los años he entendido muchas veces el por qué de esa frase. Siempre, siempre he sentido que por mi, muchos seres queridos no eran felices y hasta sufrían. Y siempre he necesitado tener la “imposible” seguridad de que me quisieran y de no ser la hermana pequeña de una familia numerosa, en la que todos iban componiendo sus vidas mientras yo luchaba contra una “dificultad en forma de carencia de serotonina” para encontrar mi sitio y sentirme valorada y querida.

Durante estos últimos 18 años creo que intenté hacer de m vida un lago sereno en vez de luchar contra aguas abiertas enbravecidas. Y creí conseguir que la sonrisa y la generosidad para con los míos (lo cual me la solía reportar a mi) fueran mi bandera.

Lo he debido hacer de pena.

O no, pero eso piensan muchos. 

Y yo creo papá, que se han equivocado. Y no puedo pensar distinto. Por eso mi AMOR VERDADERO es retirarme y dejar de exigir amor o fe en mis actos.

Tú no estás para aconsejarme, pero siento tu paz. No quiero ya, nada distinto. Sólo quiero esto. Quedarme quieta, muy quieta y oyendo a Yuna medio suspirar en sueños ya dormida en la silla de encima de la mesa a mi lado mientras escribo. Y desde mi quietud, soportar lo que nunca he soportado… que los que he perdido dehen de oírme reclamar, porque NO QUIERO DEFENDERME NI HABLAR MAS. Sólo quiero estar en paz y si ellos lo están, pues será mi forma de dar AMOR VERDADERO.

AMOR VERDADERO

Mi gata linda:

Hoy he estado mucho rato rezando. Bueno, hablando con Dios, en el que creo, pero que no entiendo mucho (para ser justos tampoco tengo claro que él me entienda a mi, ni lo que hago… pobre!).

Rezaba dentro de mi coche. Eso era hacer dos de las cosas que más me gustan en esta vida:

  1. Sentirme libre conduciendo
  2. Hablar con alguien que me “escucha”

Hace 18 años conocí uno de los secretos mejor guardados de mi padre. Lo conocí cuando acababa de morir y revisábamos los papeles que mi madre guardaba en su mesilla en la casa familiar.

Apareció una hojita de papel con su letra en azul chiquita y temblorosa. En ella decía:

”  ..-..-1989       9:45 hs

        No sé si vamos a aterrizar mal.  Me encomiendo a Dios y a la Virgen.

    “apodo como llamaba a mamá”::  Te quiero. Gracias por todo lo que me has dado. Hijos os quiero. Cuidad a vuestra madre.

Un beso.    Papá”

¿Sabes Yuna? Eso tiene que ser AMOR VERDADERO. Papá sabía lo que era y además lo poseía, porque si no: ¿Qué le lleva a un hombre de negocios, esposo y padre de nueve hijos en un avión que no llega bien y es aterrizaje de emergencia a buscar un papel para escribir la más preciosa declaración de amor a su familia?.  Yo creo que ese momento marcó mi vida por dos motivos.

1ª.  Porque el destino dejó que él siguiera a nuestro lado y pude disfrutarlo desde mis 22 años de entonces hasta los 33 que se me fue. Y hoy me he encontrado casando números. Qué curioso. Yo tenía la edad de el día de mi cumpleaños, 22( mi número favorito junto al 9). Él vivió aún 11 años más y yo tenía 33 años (edad curiosa también)  cuando se fue. Todos números muy perfectos y redondos. Pero ¿quieres sorprenderte más? Él había estudiado “Ciencias Exactas y Físicas”, tenía una mente matemática maravillosa y digo yo ¿no podían ser  más que coincidencias o caprichos del destino?

Yo creo que papá nos / me dejaba: un legado de AMOR.

 2ª.  Porque años después descubriría al volver a caer esa nota ante mis ojos, que aunque mi vida se ha vuelto absolutamente del revés y he decidido alejar de mi lado a todos mis seres queridos para no extender más dolor hablando de más con muchos de ellos por el daño causado por otros, he descubierto que YO sé AMAR. Siempre he sabido. Siempre volverá a haber gente a quien AMAR VERDADERAMENTE.

Siento no haber sido cuidada y entendida. Pero mi padre, querida Yuna, me amó hasta cuando uno “no debiera más que tener miedo y no pensar”. 

Así que fui muy afortunada. La vida me ha apenado. NO se eligen los hermanos ni que crean que vale la pena “apostar” por mi y apoyarse en quienes me ayudan. No se puede cuestionar todo,  sólo porque no me conduzca hasta ellos.

PERO sí que mis padres decidieron y eligieron darme la vida y AMARME hasta que se fueron. Y cada día intento que no acabe el mismo sin decirles: “sigo siendo buena gente”.

Haré eso con quien quiera recibir mi AMOR y CREA en MI.

20181007_190507

 

Hace 10 años me hice bloguera huérfana

Buenas noches Yuna:

Duermes a patita suelta en la silla sobre la mesa y eso me reconforta en un día que más que día con luz, ha tenido tanta oscuridad que la noche parecía haberse establecido en las entrañas de mi alma. Las sombras han seguido sobrevolando cada edificio, cada metro y cada calle que mi cuerpo que no mi mente ha recorrido hoy y aún recién inaugurado este espacio, es probablemente lo único que compensa todo mi dolor de hoy… que es para ti y para alguien que lo recibirá en un tiempo como humilde regalo.

¡Ah! y es su regalo porque se lo ha ganado. Porque sería idiota yo y ella me habría conocido poco, si se había creído que al salir yo hoy despidiéndome de su consulta, no ha sido con el propósito de recomponer un poco mi destrozado mundo y sobre todo bombardeado de improviso a ratos. Irme para luego poder volver a ella y que siguiera ayudándome con su trabajo a intentar SER FELIZ con las cartas que la vida últimamente me ha dado y son NADA o menos en la mano.

Ayúdame a gestionar mis prontos y sentimientos, no los que provocan otros que ya deberían pagarse sus propias terapias y no gastar yo mi vida  en arreglar los dolores de cabeza y las desilusiones que me causan.

Pero sobre todo, este regalo me sale gratis y ella, que tiene por norma no aceptar regalos, nunca hubiera admitido otro que no fuera “un cuento o relato… largo”.

20181005_221844

¿Sabes por qué nace este blog peque? Porque ya tengo experiencia en la misma tesitura. Porque cuando se cumplen 10 años en que la vida me convirtió huérfana de padre y madre (ella fue la última en irse), solté en esta magia de la blogosfera todo cuanto sentía, y nació “Lo que se ve es lo que hay” (desde hace un tiempo sólo para mis ojos), que en cuatro años había pasado el millón de visitas.

Yo creo que lo que hago es “pensar bonito y no me cuesta contarlo”, pero quienes leen lo que escribo dicen que no lo hago mal. Y yo pienso:  ¡qué más da!. Pero es cierto que así se explican muchas cosas. Como que la vida me sorprenda con tanta frecuencia que a veces asusta y que yo haga de esas sorpresas una lección de vida y las convierta en historias que recorren conmigo los años haciéndome una fácil candidata de sufrir con más fuerza de las desilusiones que siempre aparecen en el transcurso del día a día. 

Este sitio nuestro, va a ser imprevisible y ahora lo que prima, es que has abierto los ojos mientras escribo y oigo de fondo a Bertín Osborne y lanzas tu mirada y tu bostezo que me pide… “juega conmigo” y así antes de irme a la cama a dormir y tu a dormitar y sobre todo “velar casi siempre despierta mi sueño”, entiendo que eso es lo que debo hacer, porque me emocionas, así que… juguemos.

Porque lo eres todo

Querida Yuna:

Entraste en mi casa hace 9 meses y 2 días. Fue el 2 de enero. Fue después de que sintiera al verte por primera vez, que me decías : “Yo soy esa compañera de piso que necesitas. La que te compensará el desamparo que sientes  y el cobijo que me das, con lengüetazos y ronrroneos de placer. La que hará que vuelvas a creer en las personas y en el amor en todos los sentidos”

Y no ha pasado pequeña. Sigo sin querer verles porque me han roto. Culpan a quien me quiere ayudar porque no me lleva hasta ellos. Ni se enteran que soy yo, quien dolorida y humillada por dentro y por fuera, decido no amarles ya. Decido no sufrir más.

No puedo entender su manera de querer…. No quiero que me quieran como yo quiero….No!!!!

¡Sólo quiero que me dejen!

¡Sólo quiero hablar contigo!

Sólo quiero que sepas Yuna,que si tu no hubieras entrado en mi vida…. ni mi fe me habría salvado. No veo nada mejor que tu. Y ya, me basta.

No todos los días se paga factura por  haber sufrido agravio. No todos los días se decide morir sola…. antes que con ellos a mi lado.

Y… me parece duro escribirlo.

Y más me parece sentirlo así dentro.

Pero ya no me nace ser políticamente correcta…. Ya no me nace ni hablar ni creer en ellos.

cropped-20181004_200358