Porque lo eres todo

Querida Yuna:

Entraste en mi casa hace 9 meses y 2 días. Fue el 2 de enero. Fue después de que sintiera al verte por primera vez, que me decías : “Yo soy esa compañera de piso que necesitas. La que te compensará el desamparo que sientes  y el cobijo que me das, con lengüetazos y ronrroneos de placer. La que hará que vuelvas a creer en las personas y en el amor en todos los sentidos”

Y no ha pasado pequeña. Sigo sin querer verles porque me han roto. Culpan a quien me quiere ayudar porque no me lleva hasta ellos. Ni se enteran que soy yo, quien dolorida y humillada por dentro y por fuera, decido no amarles ya. Decido no sufrir más.

No puedo entender su manera de querer…. No quiero que me quieran como yo quiero….No!!!!

¡Sólo quiero que me dejen!

¡Sólo quiero hablar contigo!

Sólo quiero que sepas Yuna,que si tu no hubieras entrado en mi vida…. ni mi fe me habría salvado. No veo nada mejor que tu. Y ya, me basta.

No todos los días se paga factura por  haber sufrido agravio. No todos los días se decide morir sola…. antes que con ellos a mi lado.

Y… me parece duro escribirlo.

Y más me parece sentirlo así dentro.

Pero ya no me nace ser políticamente correcta…. Ya no me nace ni hablar ni creer en ellos.

cropped-20181004_200358