Morir con amor

Cada día, cada amanecer al salir de las horas de la noche (rotas en su continuidad por sueños tristes) estás sobre mi pecho ronroneando. Vibrando como sólo los gatitos sabéis querer o sufrir. Sin término medio. Y me encuentro pensando que quién sea que controle nuestros destinos, nuestra partida sin regreso de este mundo, nunca … Sigue leyendo Morir con amor