NECESITO A MI PADRE

Mi pequeña Yuna:

Estás sentada en lo alto del rascador viendo la calle. Es cuando más disfruto, cuando te veo despierta disfrutar de lo que “tenemos”. Casa pequeña y siempre vistas a la misma calle arbolada peatonal. Pero ¡qué juego nos da! ¿verdad? Quizás sea porque hemos conseguido que nos guste estar juntas en estos 60 metros y hasta para ti es grande si ves que no estoy en la casa.

Esta es una noche de soledad. Ha sido el día de la Virgen del Pilar. Patrona por excelencia en mi casa familiar. Vivieramos en Cádiz o Madrid era la referencia con la que crecimos. Origen maño el de mis padres que hubiera dado cualquier cosa porque los conocierais. (Siempre que QUIERO a quien no ha conocido a mis padres, desearía que lo hubiera hecho. Creo que semejante lujo, debía haber sido ser mucho más compartido.)

En el último año he necesitado intensamente la figura paterna. Hoy recuerdo esas navidades que nos marcaron porque fueron sus últimas. En Nochebuena del año 2000 después de entregarnos los amigos invisibles, en el salón había un gran paquete y resultó ser para mí. Era un regalo de TODOS mis hermanos para la pequeña.O sea yo. Era un arcón de madera que aún hoy y por siempre espero, está en mi dormitorio y donde tú te recuestas muchas noches un rato.

Recuerdo que me sorprendió mucho por lo inesperado. Su destino era mi casa estrenada hacía un año y cuando me acerqué a la butaca negra a besar a mi padre… me dijo:

  • ¿ves como te quieren?.

Con los años he entendido muchas veces el por qué de esa frase. Siempre, siempre he sentido que por mi, muchos seres queridos no eran felices y hasta sufrían. Y siempre he necesitado tener la “imposible” seguridad de que me quisieran y de no ser la hermana pequeña de una familia numerosa, en la que todos iban componiendo sus vidas mientras yo luchaba contra una “dificultad en forma de carencia de serotonina” para encontrar mi sitio y sentirme valorada y querida.

Durante estos últimos 18 años creo que intenté hacer de m vida un lago sereno en vez de luchar contra aguas abiertas enbravecidas. Y creí conseguir que la sonrisa y la generosidad para con los míos (lo cual me la solía reportar a mi) fueran mi bandera.

Lo he debido hacer de pena.

O no, pero eso piensan muchos. 

Y yo creo papá, que se han equivocado. Y no puedo pensar distinto. Por eso mi AMOR VERDADERO es retirarme y dejar de exigir amor o fe en mis actos.

Tú no estás para aconsejarme, pero siento tu paz. No quiero ya, nada distinto. Sólo quiero esto. Quedarme quieta, muy quieta y oyendo a Yuna medio suspirar en sueños ya dormida en la silla de encima de la mesa a mi lado mientras escribo. Y desde mi quietud, soportar lo que nunca he soportado… que los que he perdido dehen de oírme reclamar, porque NO QUIERO DEFENDERME NI HABLAR MAS. Sólo quiero estar en paz y si ellos lo están, pues será mi forma de dar AMOR VERDADERO.

AMOR VERDADERO

Mi gata linda:

Hoy he estado mucho rato rezando. Bueno, hablando con Dios, en el que creo, pero que no entiendo mucho (para ser justos tampoco tengo claro que él me entienda a mi, ni lo que hago… pobre!).

Rezaba dentro de mi coche. Eso era hacer dos de las cosas que más me gustan en esta vida:

  1. Sentirme libre conduciendo
  2. Hablar con alguien que me “escucha”

Hace 18 años conocí uno de los secretos mejor guardados de mi padre. Lo conocí cuando acababa de morir y revisábamos los papeles que mi madre guardaba en su mesilla en la casa familiar.

Apareció una hojita de papel con su letra en azul chiquita y temblorosa. En ella decía:

”  ..-..-1989       9:45 hs

        No sé si vamos a aterrizar mal.  Me encomiendo a Dios y a la Virgen.

    “apodo como llamaba a mamá”::  Te quiero. Gracias por todo lo que me has dado. Hijos os quiero. Cuidad a vuestra madre.

Un beso.    Papá”

¿Sabes Yuna? Eso tiene que ser AMOR VERDADERO. Papá sabía lo que era y además lo poseía, porque si no: ¿Qué le lleva a un hombre de negocios, esposo y padre de nueve hijos en un avión que no llega bien y es aterrizaje de emergencia a buscar un papel para escribir la más preciosa declaración de amor a su familia?.  Yo creo que ese momento marcó mi vida por dos motivos.

1ª.  Porque el destino dejó que él siguiera a nuestro lado y pude disfrutarlo desde mis 22 años de entonces hasta los 33 que se me fue. Y hoy me he encontrado casando números. Qué curioso. Yo tenía la edad de el día de mi cumpleaños, 22( mi número favorito junto al 9). Él vivió aún 11 años más y yo tenía 33 años (edad curiosa también)  cuando se fue. Todos números muy perfectos y redondos. Pero ¿quieres sorprenderte más? Él había estudiado “Ciencias Exactas y Físicas”, tenía una mente matemática maravillosa y digo yo ¿no podían ser  más que coincidencias o caprichos del destino?

Yo creo que papá nos / me dejaba: un legado de AMOR.

 2ª.  Porque años después descubriría al volver a caer esa nota ante mis ojos, que aunque mi vida se ha vuelto absolutamente del revés y he decidido alejar de mi lado a todos mis seres queridos para no extender más dolor hablando de más con muchos de ellos por el daño causado por otros, he descubierto que YO sé AMAR. Siempre he sabido. Siempre volverá a haber gente a quien AMAR VERDADERAMENTE.

Siento no haber sido cuidada y entendida. Pero mi padre, querida Yuna, me amó hasta cuando uno “no debiera más que tener miedo y no pensar”. 

Así que fui muy afortunada. La vida me ha apenado. NO se eligen los hermanos ni que crean que vale la pena “apostar” por mi y apoyarse en quienes me ayudan. No se puede cuestionar todo,  sólo porque no me conduzca hasta ellos.

PERO sí que mis padres decidieron y eligieron darme la vida y AMARME hasta que se fueron. Y cada día intento que no acabe el mismo sin decirles: “sigo siendo buena gente”.

Haré eso con quien quiera recibir mi AMOR y CREA en MI.

20181007_190507