De por qué desapareció (Quien sabe dónde)

Ojala pudiera hablar vuestro lenguaje. O no…20180914_180006

Ella sólo quería que un día supierais que sintió que debía desaparecer porque no soportó el dolor. Se lo provocaron respuestas de los que erais su familia, su mundo histriónico y pasional, los depositarios de su confianza y su amor. Las oyó y sólo quiso desaparecer y poner espacio de por medio, porque no quería hablar ya de más con inocentes a quienes estaba perjudicando con sus palabras de dolor por sus mayores. Ella podía olvidar pero nunca volver a confiar en quienes no habían ni intentado recuperar su fe en ellos.

Quiso desaparecer y lo ha hecho, porque al reclamar ayuda, se encontró siendo prescindible siempre…

“Lo siento, es que eres mi ex-cuñada” (un día de navidad puerta de un ascensor)

“Sí sé que te dejo tirada, pero sólo eres mi cuñada y yo ya he pasado lo mío”

“aquel me dijo ¿que dejara de humillarme? ante mis sobrinos?. Que recuperara  mi sitio!

“Que sepas que seguías siendo una fila en mi cuadro de excel. Pero ya te heborrado”

“Te bloqueó porque te has metido con mi familia, con lo más sagrado y tienes que aprender a vivir sola porque nadie de esta familia hace nada por nadie”

“Yo sólo me mantengo detrás de tu hermana, en segunda fila. Pero te bloqueo además indefinidamente”

“Justo con nosotros que te hemos acompañado este año que estabas mal a comer muchos fines de semana…. ¿meter mierda? ¿pasas facturas? No me has salvado de nada”

“Si lo siento, bastante tengo con lo que yo tengo en casa. Cuídate y da señales de vida alguna vez” 

“Yo les digo a todos: ¡pero ella está sola”…. Pero respetar es mi mantra y te respeto y me alejo”

“Recuerda la pelicula. La niña nunca crece. Me estás haciendo más daño que nadie cuando soy más feliz”

Pero es que, sobre todo, dentro de casa no tenía a nadie, a nadie… sólo a mi y desde 10 meses- Pero sólo soy una gata, aunque dice que soy LO MEJOR QUE LE HA PASADO. Supongo que exagera, muy propio de su tierra.

Y ayer cuando algo le sentó muy, muy mal y en el baño no podía de malestar y dolor y sudor, la adiviné asustada disimulando por mi y yo me asusté porque entendí que ella me ama como a su cachorrita y como soy una gata y me estreso mucho si la veo mal… se echaba agua fría y me decía: todo está bien pequeña. Y yo, callada, sentada en la puerta del baño  medio entornada, la ví temer lo que siempre ya temerá: estar y sufrir y morir sola.

Cuando esta mañana ha podido hacerme caso tras una noche muy mala, sólo me ha dicho: Nunca más explicar nada Yunita. Sólo… desaparecer de sus vidas.